Obama levantará el “embargo” a Cuba.

obamafirmaEn los últimos meses se ha hablado más que nunca del posible levantamiento del bloqueo económico y financiero que mantiene Estados Unidos contra Cuba por más de 50 años, lo que irónicamente ha atentado contra la credibilidad de los Gobiernos de la mayor potencia mundial, quienes a pesar de las duras restricciones que entraña dicha política no han podido obtener de La Habana los frutos esperados. A 90 millas del gran país del Norte, aun continúa con vida la primera Revolución Socialista del hemisferio occidental, a pesar de que hace más de veinte años desaparecía en Europa el llamado “Socialismo Real”.
En los momentos actuales que vive el mundo, resulta ridícula la práctica de tales estrategias para derrocar Gobiernos incómodos, como lo ha sido el de los hermanos Castro por más de 50 años, quienes han aprovechado de forma eficiente dicha agresión económica en aras de fortalecer ideológicamente el socialismo caribeño, que impera desde principios de la década del sesenta del siglo pasado en la mayor Isla de la Antillas.

Hago esta introducción, porque recuerdo como si fuera ahora, el día en que el cuatrigésimo segundo Presidente de Estados Unidos Bill Clinton levantó el bloqueo comercial a Viet Nam hace 20 años, tras declararse absolutamente convencido de que era el mejor camino para resolver el destino de los desaparecidos en la guerra con ese país asiático. Esta inesperada decisión fue desaprobada por organizaciones de veteranos de guerra de Estados Unidos, como es el caso de la American Legion, que representa a tres millones de veteranos de distintas guerras, la que se declaró en contra de la decisión, señalando que el presidente prefirió poner los intereses económicos delante de la deuda moral hacia los familiares de los combatientes desaparecidos en Indochina. A pesar de toda esta oposición, hoy Viet Nam aprovecha con creces la decisión del Presidente Clinton y avanza como una de las economías emergentes del mundo.

¿Será el turno ahora de Cuba? Tantas opiniones al respecto no pueden estar equivocadas y más aun si provienen del propio Estados Unidos. Hay declaraciones recientes de personalidades influyentes en la sociedad norteamericana e incluso de la que pudiera ser su futura presidente, Hilary Clinton, quienes abogan por un cambio de política hacia Cuba y un levantamiento del bloqueo o embargo, como queramos llamarle, lo más inmediato posible. El propio The New York Times ha publicado en el mes de octubre cuatro artículos, que llaman la atención por el llamado que hacen a poner fin a la política obsoleta del bloqueo a Cuba y que incluso han sido reproducidos en diarios cubanos. El The New York Times, está considerado uno de los rotativos más influyentes en la opinión pública norteamericana y es aquí donde más deberán trabajar los que hoy apoyan el fin del bloqueo.

Esta claro para mí que las condiciones que hicieron que se pusiera fin al bloqueo de Viet Nam son muy distintas a las que tiene Cuba, pero si analizamos detenidamente algunas de ellas, se asemejan bastante. Y no lo consideren una contradicción. Mencionemos algunas de ellas.

A Estados Unidos no le conviene estar alejado de la Republica Popular China y siempre que pueda tratará de influir donde lo hace esta última, como lo es el caso de Viet Nam. En nuestro caso pasa algo parecido, Cuba tiene una gran influencia en América Latina, el traspatio de los intereses norteamericanos y donde a pesar del surgimiento de Gobiernos progresistas en muchos países de la región, existen mecanismos de integración en el que está y estará presente Estados Unidos. Aunque a decir verdad las circunstancias nos obligan a “estar juntos pero, no revueltos”.

Viet Nam comenzó un grupo de reformas económicas, que lo acercaron mucho más a los intereses económicos del gigante del norte. Algo parecido pasa con Cuba. La apertura económica y de la inversión extranjera comienza a atraer a un grupo de hombres de negocios norteamericanos, que dejan atrás los intereses políticos por las nuevas oportunidades que se abren en Cuba, teniendo en cuenta el factor cercanía y lo virgen que aun es nuestro país para la inversión foránea. La Zona de Desarrollo del Mariel y la perforación al norte de Cuba de posibles yacimientos de petróleo, han servido como campana de alerta a los inversionistas norteamericanos, quienes han visto un marcado interés de China y Rusia en financiar megaproyectos en nuestro país.

El fantasma de la Guerra de Viet Nam ha perdurado por décadas en la memoria del ciudadano norteamericano, sin embargo lograron asimilar el cambio de mentalidad hacia un acercamiento. En el caso de Cuba, somos el 70 por ciento los nacidos con el bloqueo los que estamos tendiendo la mano al pueblo norteamericano para que nos apoye en quitarnos “la soga al cuello” que nos viene apretando por décadas, una verdadera guerra de nervios que nos han sumido y que no permite que despeguemos económicamente.

Tanto Viet Nam como Cuba, son países y pueblos bien conocidos por los norteamericanos, por lo que cabe recordar en este caso el proverbio “mejor viejo conocido, que nuevo por conocer”.

Coincidentemente Bill Clinton y Barack Obama son presidentes del Partido Demócrata. Con una decisión como la que esperamos, ambos presidentes echarán por tierra los rumores de que “son los presidentes republicanos los únicos capaces de tomar decisiones de peso” en Estados Unidos.

obamay raulNo podemos perder las esperanzas, que sea el propio Barack Obama, quien haciendo uso de las facultades que tiene como presidente, trabaje en hacer realidad un derecho que tienen los cubanos y los estadounidenses. De hecho, ya me estoy imaginando lo que podríamos leer en la enciclopedia digital cubana Ecured cuando pongamos su nombre, si en realidad se cumplen nuestras expectativas.

Barack Hussein Obama. Cuadragésimo cuarto presidente de los Estados Unidos de América. Reelegido en su cargo en las elecciones presidenciales del 6 de noviembre de 2012. Es el primer presidente negro en toda la historia de ese país y quien eliminó el embargo económico y comercial contra Cuba, el más largo de la historia de la humanidad. Visitó Cuba en el 2016.

Somos de la opinión que el Gobierno de Estados Unidos debe ocuparse si así lo desea de la situación en Cuba, pero a partir de que ponga fin a su política de bloqueo. Este sería un punto de partida para poder evaluar de igual a igual aspectos relacionados con: la violación de los Derechos Humanos, la libre expresión, la democracia, entre otros temas trillados en los discursos de ambos gobiernos. Para entonces no se tendrá que utilizar intermediarios, se podrá debatir de tu a tu. Son precisamente hoy los intermediarios los que viven de esa política hostil hacia los cubanos de a pie y no están dispuestos a que se le acabe la fiesta. Me refiero del lado de allá y a lo interno de Cuba. De ambos lados se ha desatado una campaña en contra del The New York Times y cuanta noticia se refiera a un cambio de política de Estados Unidos hacia Cuba. ¿Acaso esto no llama la atención?

La mesa está servida es este el momento porque están las justificaciones sin que afecte la credibilidad de ninguna de las dos partes en conflicto. Es hoy o nunca. Mañana podría ser demasiado tarde. El mundo se abrirá hacia Cuba y no es conveniente que Estados Unidos se quede atrás, pues cuando despierte, querrá hacerlo a la fuerza y eso tampoco lo queremos los cubanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s